Historia de las compras.

Está en la naturaleza de la especie humana vivir en tribus. Siempre hemos buscado estar rodeado de más personas porque eso implica seguridad, apoyo, compañía, incluso diversión.

Tantos años dependiendo de nuestra manada, ha formado en la psicología humana, la compañía como una necesidad, tan vital, que si un individuo carece de esta, la naturaleza humana tiende a llevarlo a la depresión, una enfermedad que, de no ser tratada, puede generar consecuencias graves.

Dependemos de nuestra manada en muchos sentidos, en especial porque siendo parte de una manada, es mucho más fácil la adquisición de recursos y, por lo tanto, la supervivencia.

Sin embargo, se necesitan tener lo necesario para mantener la supervivencia de cada miembro de la manada. Por lo tanto, mientras más grande sea la manada, mayor es la cantidad de recursos que se necesitan y mayor es la carga laboral para esta adquisición.

 

 

 

Por esto, siempre ha sido necesaria la colaboración de cada miembro de la manada. En la medida que más personas inviertan su tiempo y energía, mayor capacidad hay de adquisición.

De lo contrario, el individuo que no contribuye se convierte únicamente en una carga para el resto de su comunidad. Una carga que consume el tiempo y la energía de aquellos que están dispuestos a invertirla para un beneficio común, sin ser remunerados por sus actos altruistas.

Así se ha generado la exigencia a cada miembro de la comunidad, para contribuir de alguna forma e impulsar la adquisición y repartición de recursos.

En búsqueda de motivar a cada miembro a contribuir, se han desarrollado diferentes métodos de organización, que se basan de utilizar la comunicación como herramienta para la difusión de ideas, mediante cuales se puedan unificar a los miembros de una manada y enfocar sus actos, decisiones y energía en la adquisición y repartición de recursos equitativa. Estos, también conocidos como sistemas sociales.

Con el paso de la historia de la humanidad, estos han sido puestos a prueba para ser comparados y mejorados o desechados, así se ha ido optimizando el método de organización para la adquisición de cada grupo social.

Estos sistemas han ido sobreviviendo con el paso del tiempo hasta gobernarnos hoy en día, gracias a que se han ido optimizando. Algunos de los más fuertes son la religión, la política y el capitalismo.

Sin embargo, aquel sistema que mayor eficiencia ha tenido para conglomerar las acciones globales, ha sido el sistema económico, un sistema de adquisición que se ha desarrollado tanto, que en la actualidad, la optimización del mismo,depende de compras con criterio y toma de decisiones desde una perspectiva amplia de las ofertas del mercado.